El lujo como una oportunidad de negocios…

El mercado de lujo en México[1] creció 6% en el 2016, con un valor de 4,000 millones de dólares sólo en bienes, colocando al país azteca como la novena industria más dinámica a nivel mundial, reportó Fflur Roberts, mánager de la investigación del mercado de lujo de Euromonitor.

Un crecimiento de 240 millones al año, no es nada despreciable…Aquí hay oportunidades de negocio

“México es ahora la novena potencia en crecimiento en el mundo, y claramente se ha posicionado en la región de Latinoamérica”, informó Fflur Roberts en el marco del LuxuryLab 2017.

Será hasta el próximo año que la depreciación del peso frente al dólar pudiera presentar alguna afectación, pero al momento, el crecimiento que se consiguió de 6% en México superó la expectativa del 5% que se tenía, dijo Roberts a El Economista.

El top 10 se encontró liderado por India con un crecimiento de 16%; seguido de Malasia, con 10%; Indonesia, con 9%; Tailandia, 7%; y en quinto lugar se abrió paso un país de América Latina, Argentina, con 6%, valor que también presentaron China, Polonia, Canadá, México y Corea del Sur. En tanto, Brasil, quien fuera hasta hace dos años potencia en el mercado latino, cayó 3 por ciento. Por regiones las de mayor crecimiento fueron Asia y África, con 5%, seguidas de México y Latinoamérica, con 4%, Oceanía 3%, y Estados Unidos y Canadá con 1 por ciento.

Una línea de productos de Lujo en nuestro portafolio de negocios, nos puede abrir las puertas de otros mercados. No olvidar que “el lujo se impone”

Impulsores y retos

“México es un país con crecimiento en el pensamiento aspiracional de la clase media. Asimismo, existirá una expansión en los centros comerciales y tiendas departamentales que rehabilitarán a esta industria. Sin embargo, la cercanía con los Estados Unidos y la administración de su presidente Donald Trump podría tener un impacto”, alertó la especialista de Euromonitor. Durante los próximos cinco años, el pensamiento aspiracional de la clase media se impulsará 8%, y el desarrollo de los outlets de lujo 42%, reveló la consultora. Euromonitor proyectó que la industria de lujo tendrá un avance de 34% durante el lustro 2014-2019.

Los riesgos para el mercado de lujo se encuentran en tres pilares: riesgo físico, geopolítico y económico. El primero concentra el volumen y accesibilidad de recursos que tienen los consumidores; el segundo contempla el paro de producción, protestas, seguridad de los trabajadores, origen de los insumos y restricciones de comercio, y el tercero es un impacto conjunto de los dos primeros.

Claro, los riesgos son los riegos y siempre hay que manejar una estrategia “alterna; plan B”

Ante las devaluaciones de diversas monedas frente al dólar y el euro, la mayoría de las compañías implementaron una política de precios, aseguró Joel Muñiz, director de la consultora Boston Group.

En los mercados internacionales es un factor importante el flujo de divisas; sus devaluaciones o apreciaciones.

Por su parte, Lucy Lawrence, copresidenta del Consejo de Tecnología del Centro de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo (UNCTAD), indicó que uno de los impulsores en el mercado mexicano es que en los siguientes 20 años se vivirá uno de los crecimientos más considerables en la clase media. En lo que va del siglo, en México la clase media creció 33.8%, es decir, el número de familias en dicho segmento pasó de 11.8 a 15.8 millones; temporalidad en qué si bien sus sueldos tuvieron un crecimiento moderado, el consumo ya representa casi una tercera parte del gasto total de éstas.

Rolex, la estrella del lujo

Las claves para los jugadores de la industria de la moda integrarán innovación, su vinculación con la sustentabilidad y su transparencia como marca. Escándalos en la reputación les puede hacer perder valor, como el caso de Volkswagen, que cayó a la posición 100 en el ranking de las marcas de lujo por valor. A la cabeza por segundo año consecutivo se consolidó Rolex, seguida de Lego y Walt Disney.

Rolex se cuece aparte…es la “Marca de mayor reconocimiento en el mundo”

Ropa y calzado de lujo, sector con más retos

Creatividad y marcas sustentables, claves para atraer a la clase media

La clase media mexicana tendrá un crecimiento exponencial en los siguientes 20 años, y la receta para atraer a ese mercado potencial hacia el consumo de lujo estará en la creatividad y la sustentabilidad, acotó Lucy Lawrence, copresidenta del Consejo de Tecnología del Centro de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

 “Se ha presentado un creciente interés en entender y encontrar una forma de solucionar los problemas del cambio climático y geopolíticos por parte de los consumidores, y esto es importante de ver en el mercado del lujo y ninguna marca puede funcionar sin prestar atención a ello”, dijo en el marco del Luxury Lab 2017 Fflur Roberts, manager de investigación del mercado de lujo de Euromonitor.

Refirió que la rama de la industria de lujo que más complicaciones ha enfrentado a lo largo de la historia para integrar la sustentabilidad es la de ropa y calzado, donde los modelos de sustentabilidad que mejor han funcionado son la proveeduría local y en el caso específico de México, festividades locales, que con su color y tradición llenan de color y vida el potencial de la marca.

“La evolución de las marcas debe ser completamente transparente en el ámbito ético y mostrar que se preocupan sobre el planeta y su población”, reflexionó Roberts.

 

[1] http://eleconomista.com.mx/industrias/2017/06/13/mexico-noveno-pais-mas-dinamico-mercado-lujo

La industria del Lujo en México según Forbes

En un estudio reciente de Forbes elaborado en México para conocer el mercado de productos de lujo se detectaron algunos datos interesantes: Primero el estudio se llevó acabo entre hombres (71.7%) y mujeres (28.3%) que tienen entre 25 y 34 años (30%) y que gana más de 1,260,000 al año (20%). La muestra fue de más de 800 personas. ¿En que gastan por categoría?
Viajes y ocio el 69.2% decoración el 49% y tecnología el 42%. En los datos anteriores es de destacar la edad de los consumidores; típicamente millennials, un buen porcentaje. Viajes, Ocio y Tecnología es los que se compra en México de los productos llamados de lujo.

El mismo estudio arrojo que las mujeres gastan más del 50% que los hombres en tratamientos de belleza, que los hombres gastan más del 40% en tecnología que las mujeres.  El grupo de 55 a 64 años es el que más gasta en Viajes y Ocio y Decoración, categorías en las que a mayor edad más gasto. Llama la atención que el grupo de 45 a 54 años es el que más gasta en Tecnología, por encima de segmentos más jóvenes. (Es posible que estén incluyendo el gasto familiar). El grupo de 35 a 44 años es el que más gasta en Tratamientos de Belleza, una categoría, como Moda y Belleza, en la que a más edad menor gasto.

Esto nos habla, por edades, en que es lo que gastan los consumidores. el grupo con ingresos superiores a 1.700.000 MXN es el que lidera el gasto en todas las categorías:

• Un 82% más en Joyería

• Un 74% más en Deportes

• Un 69% más en Tratamientos de Belleza

• Un 66% más en Viajes y Ocio

• Un 41% más en Decoración

¿Dónde compran los consumidores los productos de lujo: ¿En centros comerciales el 72 % en tiendas propias de marca el 63.7% y en boutiques multimarca el 43.1%. El 73.1% compran online, incluyendo lujo (early adopters)  y 15.4% online, pero no de lujo; esto quiere decir que la tendencia sigue creciendo en las compras, aun de lujo, online y 11.5% no compra online. (los rezagados).

Los retos que se presentan ante estos grupos de consumidores son: atraer a los que no acostumbran a comprar online con publicidad, con celebrities y mayor información en medios. El grupo de los que ya gastan por internet; pero no compran lujo; convencerles de hacerlo y a los que ya compran online artículos de lujo; convencerlos que compren otras categorías.

El ROPO una práctica cada vez más extendida:
Seguro que tú también eres un consumidor ROPO, acrónimo inglés de Research Online Purchase Offline, esto es, búsqueda de información online y adquisición en tienda. Pensándolo bien, muchos lo somos en algún momento: lo buscas en la web, te informas, consultas en foros, comparas y acudes a la tienda física para comprarlo. Una tendencia que tiene que ver con nuestros impulsos emocionales básicos: la gente quiere probar los productos, tocarlos, sentirlos antes de adquirirlos. Claro que este comportamiento responde también a otras consideraciones y tiene algunas variantes.

Primera pregunta: ¿realmente son tantos los consumidores ROPO como para tenerlos presentes en nuestras estrategias de e-commerce?, compañía investigadora de mercados, responde tras haber monitorizado a un millón de norteamericanos, tanto durante sus búsquedas online como en sus hábitos de compra, con este resultado:

  • El 42% de los que buscaron online compraron online.
  • El 34% de los que buscaron online compraron offline (ROPO).
  • El 21% buscó online, acudió a la tienda, comprobó el producto, pero terminó comprando online (ROPO invertido).
  • El 12% buscó primero en la tienda y luego compró online (ROPO invertido).
  • El 7% compró en tienda y luego buscó el producto en web.

La comodidad, dice el estudio, es la razón principal que atrae a los compradores online. Pero ¿cómo compran? el enorme 73% los hace a través de su PC o Tablet y el resto a su Smartphone. ¿Cómo pagan? El 65% con su tarjeta de crédito, por PayPal el 19.4% y Oxxo el 6.3%. La comodidad es tendencia y crece…y ahora hay que contemplar alternativas de pago como el Oxxo que va creciendo. ¿Cómo deben ser nuestras páginas electrónicas? Los consumidores las prefieren con un diseño fácil e intuitivo el 76.4% (En esto no se pueden escatimar inversiones), después galerías de fotos 78% y textos descriptivos de los productos 55.6%. Aquí tenemos la receta: Página web muy bien diseñada, ágil, descriptiva y con fotos. Los consumidores no quieren tener problemas, es obvio, sobre la información de su envío 69.7%, una buena experiencia el 68.8% y la acumulación de puntos; una costumbre que se va arraigando cada día más en México 46%

La publicidad digital:

Para más de la mitad de los encuestados (55,2%) la publicidad digital influye en su compra final.  Además, para el 91,8% la publicidad ayuda a conocer promociones y ofertas de las marcas, y para más del 85% les permite estar informados.

Los formatos favoritos son SEM y Rich Media. Los de peor valorados son pop-ups y anuncios que preceden a vídeos. El banner registra división de opiniones: para el 47% es útil, y para el 53% no.
Personalidades, Celebrities o Influenciadores

El 62% de consumidores de lujo mexicanos usuarios de e-commerce  son seguidores habituales de personalidades en internet.

Las celebrities incluyen en la decisión de compra: un 63,5% compraría un producto recomendado por ellas.

Después de la compra

Alrededor de la mitad piensa que el envío de información le ayuda en futuras decisiones de compra y a conocer nuevos productos.   Casi una cuarta parte de los consumidores compra productos que no tenía previstos, lo que confirma que los envíos personalizados pueden ser una magnífica herramienta para aumentar el espectro de ventas. En el lado negativo, casi un 40% de los compradores online se queja de saturación por la frecuencia de los envíos.

También una cuarta parte demanda mayor conocimiento de sus hábitos de compra para una gestión más personalizada de la información que recibe.

Conclusiones
Si en tu línea de productos tienes una línea de lujo, premium o de alto costo, como prefieras llamarles; que bueno y este estudio te podrá dar herramientas para ser más eficaz. Si no lo tienes; entonces valdría la pena que analizaras la posibilidad de tener una línea para este segmento de mercado que ronda, según INEGI, en el 7% de los 122 millones de mexicanos. Y si no tienes una línea de productos de lujo y no puedes desarrollar una, por las características de tu negocio, entonces espero que estos datos te den una panorámica más amplia de cómo los consumidores realizan sus compras y te sean de utilidad.

Envíanos un correo para solitar el estudio completo

Content edited with text to HTML tool powered by 4html.net

Si estas en el negocio de la Moda no puedes perderte los Desfiles, Fashion Weeks y las Pasarelas

Si estas en el negocio de la Moda; no puedes perderte los Desfiles, Fashion Weeks y las Pasarelas que se llevan a cabo las primeras semanas de año en Milán, Nueva York, Paris, Barcelona y Madrid entre otras plazas, donde se dicta la moda para las próximas temporadas.

Las tendencias de moda ya no dependen de la industria, sino del consumidor. Los diseñadores y las revistas han perdido el poder de dirigir el rumbo de la moda, un poder que ahora recae sobre la población. Los nuevos hábitos de consumo y la nueva estructura del sector, dominada por los grandes retails, han dado un giro al sistema y han hecho que sea el cliente quien determina qué se llevará y cómo en cada temporada, según señala un estudio realizado por el portal de ropa outlet Privalia.

Aquí, como en todo Modelo de Negocios, se hace “crítico” tener una “Propuesta de Valor” que satisfaga, en muy buena parte a los Millennials, en nuestro país se calcula sean más 28 millones y que están imponiendo su “forma de ver la vida” y en ello esta, por supuesto, la Moda…

Se te interesa ver cómo viene la Moda este 2017…puedes ver los Desfiles, Fashion Weeks y las Pasarelas en:

Calvin Klein, Max Mara, Grupo Armani, Gucci Prada Christian Dior , Chanel

Las Empresas de lujo vuelven a estar de fiesta

En un reciente artículo publicado en el Wall Street Journal por Matthew Dalton habla de:
“Una acelerada recuperación entre las empresas de lujo, impulsada por una reducción de los temores sobre atentados terroristas en Europa y posibles recortes de impuestos para los más ricos en Estados Unidos, ha abierto el apetito de los inversionistas.”

Queda claro que la sensibilidad de los clientes está a flor de piel a tal grado que apenas una reducción de los temores sobre los atentados y la posible reducción de impuestos en USA pueden significar un considerable aumento de sus ventas.

“Es el negocio de la felicidad”, afirma Mario Ortelli, analista de Bernstein. “Uno compra esta clase de productos cuando la situación es estable”.

Por tanto a todos nos urge que la situación sea “estable” y no de turbulencia incierta…

El Índice Global de Lujo de S&P ha ascendido 4,5% este año. Buena parte del optimismo representa una apuesta a un mayor dinamismo de los dos mayores mercados del mundo para el sector de lujo: China y EE.UU.

¿Está claro donde se concentra el mercado de lujo…?

“Las ventas seguirán creciendo, pero a un promedio de entre 2% y 3% al año”, estimó Marc-André Kamel, director de la práctica minorista en Europa de la consultora Bain & Co.

Crecimientos tan bajos parecieran poco atractivos; pero, no cabe duda, nos tendremos que acostumbrar a los “pequeños crecimientos” que esperamos, al menos, sean constantes.

Los vientos en contra, sin embargo, parecen haber amainado en los últimos meses. Los turistas están volviendo paulatinamente a viajar a Europa, indican los analistas, aunque el terrorismo sigue siendo una amenaza significativa.
Si Trump implementa algunas de las medidas económicas que ha prometido, “eso ayudaría a fortalecer el ánimo de los consumidores en EE.UU.”, dice Ortelli. El presidente ha prometido promulgar un paquete de recortes de impuestos significativos que dejarían más dinero en los bolsillos de las familias más acaudaladas, además de un plan de infraestructura que podría impulsar el crecimiento, según economistas.
Otro problema es que los consumidores chinos se han vuelto más exigentes a medida que el mercado ha madurado. El simple hecho de inaugurar una tienda ya no es suficiente para propulsar las ventas, advierten los expertos.

Hay que tomar nota: Los consumidores se vuelven más exigentes en los mercados maduros; habrá que innovar.

“Los consumidores chinos se han vuelto más exigentes de modo que hay que ser más inteligente”, afirmó Luca Solca, analista de Exane BNP Paribas. “Lo que servía hace cinco años ya no sirve”, enfatizó.
Una de las empresas que está bien posicionada para abordar los cambios del mercado chino es LVMH, dicen los analistas. Su amplio portafolio de marcas le permite ofrecer diferentes precios. Givenchy, por ejemplo, está orientada a los clientes de mayor poder adquisitivo mientras que Louis Vuitton representa un caso de “lujo asequible” para las personas que recién ingresan a la clase media.

Se comprueba que hay que hacer esfuerzos, en las circunstancias actuales, para posicionar nuestras marcas y ampliar nuestros portafolios.

“Será importante ver cuáles son los otros motores de crecimiento”.

¿Y tú qué opinas…?

¿Por qué el lujo nunca hace rebajas?

Algunas marcas hacen excepciones, pero si puede, el lujo intenta mantenerse al margen de las alegrías que nos dan el resto de las firmas. Sus razones se esconden en su propia definición.
Es una tentación de las fuertes, comparable con la manzana de Adán y Eva. Pero algunas marcas del lujo resisten estoicamente y no despachan sus existencias aplicando rebajas, esa palabra que es a enero lo que las flores a mayo. Los descuentos tienen a consumidores de medio mundo salivando. Pero no esperen luces de neón en la Calle Serrano o en Paseo de Gracia. Como mucho, un discreto cartel en la parte inferior del escaparate que rece “ventas especiales”.

Contradiciendo el titular de este artículo, algunas firmas se saltan las normas del marketing del lujo a la torera y aplican rebajas. Como Burberry, por ejemplo. Varios de sus trench, abrigos y chaquetas cuestan estos días en su página web la mitad de lo que costaban en diciembre. También rebajan vestidos, jerséis y camisas de otras temporadas. Hasta los bolsos, ¡oh sacrilegio! Armani, Yves Saint Laurent y Jimmy Choo ya están al 40%.

Un tercer grupo de enseñas opta por una vía mixta: rebajas, pero no en todos los canales. En Dior nos informan de que solo su boutique de El Corte Inglés de Serrano de Madrid, la dedicada a los hombres, aplica descuentos este mes. Y en Chanel nos dicen que en su tienda madrileña de Ortega y Gasset únicamente llevan descuento la bisutería y el calzado. Los bolsos, por supuesto, son intocables. Las hay también que no anuncian rebajas, pero que albergan un pequeño espacio en su tienda para colocar productos con descuento y así deshacerse de ellos.

Para las marcas, la tentación aumenta cuando sus cuentas de resultados dejan de ser tan boyantes como antaño. La industria lleva tres años consecutivos mostrando un crecimiento muy tímido. En 2016, el mercado mundial de productos de lujo de uso personal movió 249.000 millones de euros, un 1% menos que en 2015, según la consultora Bain & Company. Y nos viene a la memoria aquel fatídico 2009, cuando el lujo vivió uno de los peores ejercicios de su historia: sólo un 4% de las 230 compañías estudiadas por Bain & Co ganaron dinero, mientras que un 39%, generadoras del 15% del negocio, perdieron hasta el 15% de sus ventas con respecto al año anterior. Ante la desesperación, la cadena estadounidense de grandes almacenes de alta gama Saks Fifth Avenue redujo hasta un 70% los precios en firmas de moda que habitualmente sólo anunciaban rebajas al final de la temporada.

Hoy, los descuentos del 70% o incluso mayores son hasta frecuentes. Y no es necesario esperar a las rebajas. Para encontrarlos, basta con dirigirse a outlets como los de Value Retail (Las Rozas Village y La Roca Village en España) o visitar tiendas en Internet que venden firmas de lujo con promociones durante todo el año, como The Outnet, entre otras. Así que Loewe, por ejemplo, no practica las rebajas en enero pero dispone de una tienda en Las Rozas Village donde se pueden adquirir su productos de otras temporadas mucho más baratos.

¿Dónde está el problema? Pues surgen varios. Para empezar, el consumidor cuestionará el precio real de los artículos. ¿Realmente valía esta chaqueta de Prada 5.000 euros desde el principio? ¿No se supone que el lujo irradia exclusividad y escasez? ¿Me voy a comprar un bolso que marque mi estatus para luego verlo colgado del brazo de otras personas con menos poder adquisitivo? Porque el precio es uno de los elementos que nos informan de que ese producto es único y de que muy pocos privilegiados pueden accede a él.

Para los expertos de Seeking Alpha, una plataforma para la investigación de inversiones en renta variable, hay una diferencia entre el valor real (el intrínseco del producto, basado en su calidad, en cómo satisface un propósito, en cómo exhibe estatus) y el valor percibido, que hace referencia a la imagen de la marca. Cuando una firma hace rebajas, el valor percibido se deteriora, y también su capacidad de cobrar un sobreprecio. “Un verdadero minorista de bienes de lujo nunca debe descontar sus productos, especialmente sus productos insignia. De hecho, el descuento es un mal servicio a los clientes. ¿Por qué castigar a sus clientes que valoran el producto y que están dispuestos a pagar el precio completo?”.

Una de las marcas que no da lugar a equívocos es Louis Vuitton, que distribuye sus productos en canales propios y sin descuentos. Nunca los hace: ni en su página web, ni a través de outlets ni de tiendas online. Así los clientes no tienen que retrasar sus compras en el tiempo, pues confían en que la marca no aplicará rebajas en el futuro. Aprecian el hecho de no tener que preocuparse de cuándo comprar un bien de lujo porque perciben que el precio es justo. Y de esta forma, cuando vemos a alguien luciendo un louisvuitton (que no sea una imitación, claro está), sabemos que ha pagado su precio por él. Con todos sus ceros.

Lo vi en: http://www.revistavanityfair.es/moda/articulos/por-que-el-lujo-nunca-hace-rebajas/23330

¿Y tu que opinas…?