La personalidad de tu empresa como esencia de tu marketing (*)

Con tantas emociones vamos a quedar anestesiados, las empresas necesitan aumentar la dosis para evitar que los consumidores estén cada vez más apáticos

Las empresas luchan por destacar, por llamar la atención. Ya no saben qué triple salto mortal dar para que nos fijemos en ellas. Buscan marcar huella en nuestra memoria, anclar su marca en nuestro interior abriendo la cerradura de nuestras emociones.

La mayoría suenan falsas. Cuando nos plantean divertimento, cuando utilizan el humor, cuando utilizan la responsabilidad social, se les ve el plumero. Se ve que no lo hacen de corazón. Se nota que es una estrategia pensada, que nos quieren engañar. Es imposible mantener la coherencia a través del tiempo si lo que dices no se asienta sobre tus convicciones. Casi todas demuestran con sus actos que lo que dicen, lo que comunican con su publicidad, con sus interacciones con la sociedad, es disonante con sus principios.

¿No cansará ya tanta emoción?

Estamos en una carrera aparentemente sin fin en la que las empresas se dedican a idear modos de llegar a nosotros, utilizando todo tipo de medios y herramientas de comunicación. Estamos conectados las 24 horas del día. Las posibilidades que tienen las marcas de acceder a nosotros son innumerables. ¿Pero cómo hacerlas eficaces? ¿Cómo crear conexiones con los potenciales clientes? ¿Cómo meterse en sus vidas y dejar marca?

El camino más transitado en estos momentos por las empresas, por la gran mayoría, es el de las emociones. Vamos a conseguir que nuestro potencial cliente se emocione y vamos a utilizar esta emoción para intentar dejar la impronta de nuestra marca. Las empresas cabalgan con el estandarte de la emoción bien en alto, haciendo cabriolas a cada paso. Para la mayoría es pura fachada. Y los consumidores lo saben. Cada vez saben más de qué va el juego.

Con tantas emociones vamos a quedar anestesiados. El café va a dejar de tener un efecto estimulante, y si las empresas no aumentan la dosis los consumidores van a estar cada vez más apáticos ante sus propuestas. Lógicamente esto tiene un límite. Posiblemente veremos un efecto péndulo, llegaremos al máximo tolerable y cambiaremos de tercio, buscando otros modos de ser relevantes para nuestros clientes. ¿Reventará la burbuja de las emociones?

Tres frentes para diseñar la fuente de nuestros mensajes

Pero entonces, ¿qué podemos hacer como empresas para no andar sin norte, comunicando según venga el viento, o la inspiración del momento? ¿Qué podemos hacer para que nuestros mensajes no suenen falsos?

Crear falsedades es algo muy cansado. No tienes bases a las que acudir. En mi opinión las empresas tienen que hallar su propio carácter y personalidad. Esto no se consigue en dos días. El carácter se forja. Hay que trabajarlo conscientemente y demostrarlo. Hay que comunicarlo. Cada empresa debe apostar por su esencia. Este carácter, la individualidad, el ser diferente, debe primero demostrarse con hechos, y después comunicarse adecuadamente. Todo se perdona salvo la falta de carácter. Estos serían entonces los 3 frentes a atacar:

1.- Trabajar para tener claro cuál es nuestra identidad, cual es nuestro carácter como empresa, qué principios y cualidades forman parte de nuestro ADN y nos identifican unívocamente. Esto es un ejercicio consciente de autoconocimiento y de refuerzo elegido de lo que queremos sea nuestra esencia. De lo que queremos y de lo que realmente podemos.

2.- Garantizar que nuestros actos como empresa reflejan y están en sintonía con nuestra esencia. Ejemplo: nuestros actos dicen quienes somos.

3.- Comunicar a nuestros clientes demostrando cómo somos. De nada sirve ser si no lo parecemos o si no lo demostramos.

Si tenemos nuestros 3 frentes cubiertos, toda acción de marketing que ejecutemos será coherente, nuestra publicidad nos reflejará tal cual somos, y los clientes lo reconocerán. Dejaremos de dar bandazos con un marketing incoherente e ineficaz. Sabremos cómo utilizar todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición. Seremos auténticos y atrayentes. Tendremos simpatizantes y detractores, pero la tibieza no sirve para crear vínculos extraordinariamente fuertes.

“Nuestro carácter es el resultado de nuestra conducta”. “Somos lo que hacemos día a día; de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito”. Aristóteles.

¿Qué opinas? ¿Qué haces para que tus clientes te perciban como una empresa diferente con un marcado carácter? ¿El “quienes somos” de tu empresa es un texto genérico que ni siquiera has escrito tú?

(*) Autor: Gregorio Delgado. Ingeniero – Executive MBA. 20 años de experiencia, 10 de Director Comercial y Marketing. Especialista en diseñar modelos comerciales y el marketing que los hace eficaces. Socio Director en re-accion, Mentor Senior de Marketing y Ventas en SocialNest

 

Tiene razón Gregorio Delgado. Las empresas tenemos historia… la forjamos con el paso del tiempo. Nos hace ser genuinos, porque esa historia no la inventamos… es parte de nosotros mismos y hay que hacerla saber.

Algo más que una tienda, exactamente un mercado, pero no un mercado cualquiera sino un Street Market

Hoy en esta sección les queremos presentar algo más que una tienda, exactamente un mercado, pero no un mercado cualquiera sino el primer street market de España situado en un antiguo mercado de abastos de Madrid. El Mercado de San Ildefonso, que así se llama este novedoso espacio, en honor al mercado histórico que ocupaba dicho lugar se inauguró hace muy poco, concretamente en el mes de junio pero ya está dando mucho de qué hablar pues está inspirado en el más puro estilo de los street food market que pueden encontrarse en ciudades como Nueva York, Londres, Singapur o Bangkok. Sigan leyendo pues este novedoso concepto de ocio, disfrute y socialización en torno a la gastronomía no dejará a nadie indiferente.

El Mercado de San Ildefonso cuenta con una superficie total de 700 m2 repartidos en tres plantas, en las que cada una alberga una oferta gastronómica diferente. En total el mercado cuenta con 18 puestos de estética callejera, tres barras de servicio (una por planta), mesas altas con taburetes y dos terrazas. Todo ello inmerso en una estética industrial llevada a cabo por el Grupo Nivel 29 asesorado por la firma Cousi Interiorismo. Destaca un vistoso neón y el gran árbol de 8 metros de altura hecho con cuerda que preside la planta principal, la cual está recubierta por una gradería de madera, a diferencia de la segunda planta que está rodeada de vegetación. El espacio ha sido diseñado como una prolongación de la calle en la que se encuentra, la bulliciosa y cosmopolita calle Fuencarral y por ello el mercado cuenta con adoquines y está abierto al exterior gracias a sus grandes ventanales abatibles pero con un techo que lo cubre todo.

Como hemos dicho, este mercado alberga 18 puestos dedicados a diferentes productos gourmet y enfocados tanto para tomar in situ en las barras que les hemos comentado o para comerlo en cualquier otra parte dando lugar así al concepto take away. Entre su oferta podemos encontrar marcas consolidadas como los ibéricos de Arturo Sánchez, las conservas, ahumados y encurtidos de Don Bocarte y Ahumados Domínguez o la selecta gama de quesos de Poncelet. Pero también podemos encontrar otras marcas de nueva generación pero de reconocido éxito. Por ejemplo, las hamburguesas de la empresa familiar Gancho y Directo, un puesto de croquetas elaboradas con leche de la Sierra de Guadarrama o verduras y vegetales de Navarra de la mano del restaurante MyVeg. A la hora de seleccionar la oferta, el Mercado de San Ildefonso tenía una premisa muy clara, huir de las franquicias y por lo tanto de la impersonalidad y apostar firmemente por la calidad y la singularidad.

Como pueden ver el Mercado de San Ildefonso cuenta con una excelente propuesta gastronómica pero lo mejor de todo es que han mantenido unos precios ajustados para así acercar directamente el producto al consumidor. Pero aún hay más, pues este mercado alberga una sorpresa y es que en su planta alta, conocida precisamente como “Espacio Sorpresa” se realizaran constantemente actividades muy atractivas para el cliente, como por ejemplo, showcooking, coctelería de vanguardia, así como un escaparate de productos de temporada realizados por asociaciones de productores o cocineros. Pues ya sólo nos queda decirles que este fantástico espacio está abierto de 10h a 24h de domingo a miércoles y hasta la 1h de jueves a sábado. ¿A qué esperan?

Fuente: http://www.crearmas.com/crearmas-blog.php?f_id=2146

El reto de un Modelo de Negocios como éste; está en ubicar un buen lugar, que tenga un buen entorno, de fácil acceso, que las empresas que participen sean empresas que jalen a los clientes, que sean reconocidas y que garanticen un buen servicio. ¿Habrá algunos lugares en nuestra ciudad que se presten para un Modelo de Negocios como éste?
Espero tus comentarios

Cómo posicionar una empresa online extranjera en la mente del consumidor nacional

think global

Cuando nos proponemos montar nuestro propio negocio online y convertirnos en emprendedores una de las ideas que se nos cruzan por la cabeza es la localización, dónde montar dicho negocio y a quién dirigirlo. A pesar de que muchos emprendedores deciden cruzar las fronteras y aprovechar las facilidades que otros países proporcionan, estos se encuentran con importantes barreras como la diferencia cultural que existe entre los distintos países, la distancia tanto física como emocional que se produce y la posible desconfianza del mercado y los colaboradores.

En el caso del grupo Panna Cotta Voucher Group, pese a localizarse en Hamburgo (Alemania), gestiona con éxito más de 7 portales de cupones de descuento y ofertas en más de 7 países latinoamericanos y europeos, como la popular página española Cupon.es.  Tras varios años de experiencia sobrepasando dichas barreras y llegando a usuarios alrededor del mundo, desde la compañía aportan una serie de consejos:

Equipo nativo

Es muy importante rodearte de un equipo nativo del país del usuario y que esté conectado a todo lo que pasa en dicho país. Este será el nexo de unión entre tu empresa y tu público objetivo.
leer más

15 preguntas para evaluar una idea de negocio. Pre-Análisis de viabilidad de un proyecto.1

Hay quien dice que si tienes una idea, tienes un tesoro. Lo cierto es que si tienes una idea, únicamente tienes eso, una idea, aunque ya es un buen comienzo. Decir que, analizar la viabilidad de una idea de negocio no suele ser una tarea sencilla, pues requiere de un estudio de mercado, un plan de negocio y algo no menos importante, que es la predisposición del propio emprendedor, ya que en ocasiones, muchas personas deciden emprender, cuando realmente no están dispuestas a ejecutar el sacrificio que a veces conlleva el ser tu propio jefe. Hace unos meses publicábamos:

Antes de emprender un negocio, responde estas 5 preguntas. Hoy traemos otro tipo preguntas, quizás más enfocadas a la viabilidad de tu proyecto.

1. ¿Mi grado de implicación en el negocio será del 100%?,¿Estaré dispuesto a sacrificar parte de mi vida personal?

2. Realmente…¿Tengo experiencia en la gestión de un negocio?,¿sabría hacerlo?

3.¿Conozco perfectamente mi producto o servicio, mi competencia, los precios de mi competencia, etc..?

4. ¿Mi idea es fácil de copiar y superar por nuevos emprendedores o empresas ya existentes?

5. ¿Podría convencer a un inversor en menos de 60 segundos para que invirtiera en mi proyecto?

6. ¿Sabría cómo crear un valor añadido a mi producto que no tenga mi competencia?

7. ¿Será fácil convencer a un cliente para que me compre a mí en lugar de su actual proveedor?

8. ¿El riesgo de endeudamiento es demasiado elevado?, ¿Estoy dispuesto a endeudarme?, ¿será fácil recuperar la inversión?, ¿tengo un plan B en caso de que no salga como esperaba?

9. ¿Dispongo de reserva de capital suficiente para hacer frente durante el inicio del negocio?

10. ¿Tengo un mercado objetivamente amplio o es reducido?, En caso de ser reducido, vuelta al punto 7, ¿Podría quitarle clientes a la competencia?

11. ¿Sabré cómo dar a conocer mi idea para llegar a un amplio número de potenciales clientes?

12. ¿Necesito un local para mi negocio en sus inicios?, ¿dispongo de local?, ¿podré pagar un local situado en la zona estratégica que necesito?, ¿puedo comenzar el negocio sin dinero?

13. ¿Soy un experto en mi sector o soy uno más de los muchos ya existentes?

14. ¿Realmente quiero emprender un negocio o lo hago por completa y absoluta necesidad?

15. Sincera y honestamente… ¿Tendré éxito con mi idea?.

Todas estas preguntas son importantísimas, ya que el no tener en cuenta cualquiera de ellas te puede llevar al fracaso. No obstante, me detengo en la número 15, pues aparentemente puede parecer una pregunta absurda, pero un alto porcentaje de emprendedores, cuando le preguntas una primera vez si creen que van a tener éxito con su idea, te dicen que sí. La segunda vez titubean y la tercera ya no lo saben. Otros realmente no quieren la carga de un negocio propio, aunque no tienen más remedio por la situación actual. Eso no es del todo malo, pues cualquier persona puede aprender, siempre y cuando, volvemos a repetir, sienta pasión al menos en lo que va a iniciar. Para que nadie se sienta deprimido al dudar con alguna de estas preguntas, es muy normal que surjan dudas, ya que de esas dudas obtendrás las respuestas a preguntas que no te habías llegado a hacer. Una vez tengas claras las respuestas a estas 15 preguntas, pasa al nivel superior: Análisis de mercado, plan de negocio, viabilidad de financiación, etc…

1 A Carlos Gonzáles